Longevidad en el trabajo

Quien ha llegado a ser mayor en estos tiempos lo hace con espíritu y mente joven. Para muchos  supone una segunda oportunidad de gozar la vida sin dependencias ni deterioros. Sin embargo, en las empresas familiares, el paso de los años puede generar recelos y frustraciones.

En los últimos años del nuevo milenio enfrentamos un fenómeno extraordinario llamado longevidad. Quien ha llegado a ser mayor en estos tiempos lo hace con un espíritu y una mente joven. La extensión del promedio de vida tiene muchas causas, científicas, demográficas, económicas. No somos longevos por casualidad. Sin embargo ¿Cuántos tomaron las vitaminas necesarias para conseguirlo? Hubo un momento, en la primera década de este siglo, en el que a medida que comenzábamos a envejecer, por prevención, por acción u omisión del medico, por las prescripciones del boca a boca y la publicidad de los laboratorios empezamos a cuidarnos por propia cuenta. Con medicamentos sin recetas. Antigripales, vitaminas, pócimas antiarrugas, suplementos nutricionales. Las marcas tuvieron simplemente que alcanzarnos. La demanda se encomendaba a un único apotegma: todo por la salud. Desde entonces no se venden ni dentífricos ni cepillos de dientes que no sean útiles para regenerar, fluorificar, blanquear, evitar dolores e infecciones de encías. Si tuviéramos que enfocarnos en el estrés sería otro tanto. ¿A cuánta gente le alargó la vida sexual y a la vez la intelectual, emocional y física la irrupción del Viagra? Los supermercados venden artículos de parafarmacia, y aún las farmacias tienen un pequeño mostrador para expedir medicamentos con receta medica, pero el resto está preparado como un mini supermercado con los productos para el autocuidado y el mantenimiento de la juventud.

Para la gran mayoría, la palabra longevidad se revela hoy como una extraordinaria noticia para su vida, especialmente para los que han tenido esta segunda oportunidad de gozarla sin dependencias ni deterioros.

Yo, el mejor de todos

Sin embargo, hay un segmento, que es el entorno en el que desarrollo mi tarea como Mentor de Empresas Familiares, en donde la longevidad produce estragos, odios profundos, frustraciones, y en la gran mayoría, enfermedades –de las mínimas hasta las más graves- sobre todo a los que conviven con el longevo.

Me refiero especialmente a las Empresas Familiares en las que el Fundador, Patrón o Dueño es longevo, ágil, fuerte, incansable y, por consiguiente, jamás se jubila. Es el hombre que “ya se las conoce todas”, se considera el ser más eficiente, más inteligente y más rápido sobre la tierra, al menos para la tarea a la que dedicó años.

Nadie, a su entender, conoce mejor la mercadería, la forma de tratar a la gente, el criterio para comprar, la estrategia de venta.

¿Cuánto crédito dar a alguien que, aunque se equivoque y pierda una fortuna, lo podrá disimular perfectamente ya que está solo y nadie lo observa o puede criticarle. Puede que el hombre en cuestión sea exitoso con sus negocios, se sienta fuerte y seguro. Pero también puedo asegurar de que se trata de un pusilánime que se siente inmortal.

No le explica nunca a nadie de su familia acerca de sus inversiones ni movimientos financieros, ni rinde cuentas de las deudas que tiene, ni de lo que tiene que cobrar.

Después de todo, el hombre debe pensar que tiene derecho a ser como es. Aprendió el negocio, llegó a ser el propietario, supo cerrar buenos tratos.

En esa familia suya es la ley. Él marca las normas, y es aceptado en la mayoría de los casos, porque es quien provee el sustento , el confort, y el bienestar de su prole.

¿Dónde está, entonces, la dificultad si la familia está contenta de que el hombre viva y mucho, de que prolongue el estado de las cosas, de que se ocupe de los demás y de que los demás no tengan que ocuparse de él. Por lo general se trata de un arquetipo de buenas personas, poderosas, sociables, simpáticas y benefactoras de muchas causas.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.