Entre comillas: De pruebas y lecciones

A doce meses de la reunión que rubricó el denominado “Plan 1 Millón” comenzaron los balances de lo que ha ocurrido en este período.

Hace poco más de un año, la cadena de valor del sector automotor rubricaba en la Casa Rosada el denominado Plan 1 Millón. ¿El objetivo? Comenzar a corregir las irregularidades e inconsistencias de la gestión anterior y malos manejos de años de manera conjunta (sector privado y con el público –con el que por fin se puede hablar– para poder llegar a producir un millón de unidades competitivamente.

A doce meses de aquella reunión comenzaron los balances de lo que ha ocurrido en este período. “Estamos algo mejor, algunas cosas nos dan bien, ¿otras? Estamos muy lejos aún de la solución”, comentó el Negro, quien por estos días se encuentra entre excels y PowerPoint tratando de graficar el diagnóstico al que arriba el sector ya que aguardan un llamado oficial para dar lección respecto de lo que han hecho hasta el momento.

“Muchos, incluso a nivel oficial, pensaron que las cosas se solucionan de un día para el otro. La verdad es que son muy ansiosos. No estamos tan mal, pero tampoco llegamos al paraíso”, adelantó el Negro y agregó que “en conjunto se avanza lentamente. Si vas a casos particulares, algunos continúan más preocupados que otros puesto que no tienen nuevos planes en el horizonte cercano y la siguen peleando”.

Mientras continúa sacando cuentas, en otro rincón sectorial quieren imponer la visión de futuro. “Hace un par de años estábamos todos corriendo con el día a día. Olvidate de pensar en algún plan más allá de la semana y ahora, con algo más de previsibilidad, quieren saber qué chances hay para nuestro sector de acá a los próximos 10 años”, dijo el Negro antes de acordarse de una de las últimas bombas del sector.
“¿Te enteraste de los cambios, no?”, me dijo dejando el cortado de lado. “Hablando de futuro… algunos pensaron que tenían mayor proyección, pero se les acotó el campo. Una pena. Mientras que a alguno lo empujaron al descenso, a otro lo ascendieron… aunque todo es muy poco claro o no se entiende”, dijo el Negro, antes de irse.

“Estos cambios que se dieron en la cúpula de la compañía no tuvieron el 100% de consenso. Mientras que para los que los bajaron de la tabla fue todo muy sorpresivo y así lo hicieron saber públicamente, no todos celebran el ascenso a primera A de los otros. Es que no todos confían que las segundas partes son buenas…”, dijo el Negro mientras cerraba la puerta, pero prometió seguir el periodo de adaptación muy de cerca.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.